jueves, 26 de mayo de 2016

¿Tienes un marido travesti?

(Blogg orignal de Terri Lee Ryan)

Es probable que diga, no, claro que no, pero ¿estás segura? La mayoría de las mujeres ni siquiera son conscientes de que su marido es un travesti, hasta muchos años después de su matrimonio. Este gran secreto de su marido esta oculto, enterrado profundamente, hasta que un día se sienten obligados a informar a su esposa acerca de algo que han estado luchando toda su vida.
Mi primer marido era un travesti. Un exitoso hombre de negocios, que nunca habría sospechado que le gustaba usar bragas de encaje y un sostén más que yo. Él era una figura prominente en la comunidad, donde su imagen lo era todo para él. A menudo, en el periódico salia la cobertura de su última transacción de bienes raíces, mantuvo su vida personal privada.
Salimos durante un año, se trasladó para vivir juntos y tuve una boda gloriosa en su casa en un día soleado de otoño dos años después de conocernos. Era encantador, olía a colonia de sándalo, interpretaba música como Eric Clapton y navegado en su barco en la puesta del sol, a menudo hacíamos el amor. Todo parecía perfecto en nuestras vidas, hasta que una noche de Halloween después de casarnos.
Estábamos debatiendo si debiamos salir vestidos de Halloween. Discutiamos el disfraz a última hora, me dijo que una vez se vistio como una mujer para Halloween y fue muy divertido. Lo pensé, reír, porque en el baile de la escuela, quien era el capitán del equipo de fútbol, ​​llegó vestido como una mujer para el baile de Halloween!. Pensé lo que son las coincidencias de que otro hombre con el que estaba involucrada quisiera vestir como una mujer ? Obviamente, bastante alta, ya que algunos estudios han demostrado que hasta un 10% de los hombres son travestis en sus vidas. Sin embargo, es difícil saber cuántos travestis son o se consideran a sí mismos travestis, ya que muchos de ellos todavía están en la clandestinidad y no se pueden contar.
Ayudé a mi marido con su maquillaje de Halloween, la aplicación de capas de base para ocultar su barba. Nunca salimos de la casa, hicimos el amor frente a la chimenea, con nuestras faldas y zapatillas. Al día siguiente me desperté con un fuerte dolor de cabeza de demasiados martinis, tumbado junto a mi mi marido, que estaba cubierto de lápiz labial y manchado de rimel. No hablamos acerca de su travestismo ese día o incluso la definimos como tal, la experiencia de muchos cócteles y el  juego sexual.
Entonces, un día un par de semanas más tarde, me preguntó si yo quería que se visten, de nuevo. Se veía tan feliz de hacerlo, no pude decir que no. Todo lo que podía pensar era, "¿Dónde conseguira la ropa grande de mujer?" Para disfrutar de cada momento en su o debería decir su papel de mujer, yo estaba confundida. Es este un fetiche sexual o algo más profundo?
Estuvimos juntos durante casi siete años y nunca admitió que era un travesti. Empecé a sentir como si yo no era lo suficientemente atractiva e hice un poco de juego de roles, yo misma. Un día le esperaba después del trabajo, llevaba sólo un sostén push-up negro, ropa interior, tacones de aguja negros y un abrigo de visón negro que me había regalado por Navidad. Me  prepare la cara con maquillaje impecable, me parecía a una Marilyn Monroe morena.
Yo esperaba con anhelo por él, imaginando que me iba a mantener firmemente en sus brazos y hacer el amor apasionadamente a mí como Don Draper en Mad Men. Se abrió la puerta, él me miró, y me dijo: "Te ves muy bien, voy a ir a vestirme!" Mi libido se cayó, mientras las lágrimas corrían por mi cara. De hecho me he casado con un travesti. ¿Dónde estaba mi marido? Estaba disfrutando de su lado femenino, tanto que no sabía qué decir ni por dónde empezar la conversación. Es este un fetiche o un juego sexual? O el travestismo parte de quién era? Sentí que era parte de él.
Deberíamos haber tenido una discusión honesta, ya que cuanto más se vistia, no expresaba mi confusión y el miedo de haber perdido a mi marido por esta mujer, y más distante se convirtió nuestra relación. Se purgó, y dijo que no se vestiría de nuevo frente a mí y sospecho que lo hizo en secreto. Nuestra relación era tensa debido a otros problemas, también, que no tuvieramos una discusión abierta en su travestismo no ayudo.
Por desgracia, esto sucede demasiado a menudo con los travestis y sus esposas. La mayoría de los travetsis quieren decir a sus esposas acerca de su secreto y probablemente se lo habrían dicho desde el principio si tuvieran más conciencia de sí mismo y la aceptación de lo que son. Se necesitan años para los travestis darse cuenta de su necesidad de vestirse e incluir su lado femenino en su vida es esencial.
Muchos matrimonios no lo hacen, sin embargo, algunos lo hacen. La comunicación abierta parece ser la clave para una mejor comprensión. Y, a medida que más y más travestis llegan a este nivel con sus parejas desde el principio, mayor tasa de éxito será para una relación amorosa y tolerante. Para las mujeres, se necesita madurez, confianza, paciencia y un marido que ve por los dos y sea considerado con tus sentimientos, reconociendo el efecto que tendrá en su matrimonio.

http://www.chicagonow.com/shades-gender/2015/05/could-your-husband-be-a-cross-dresser/ 

miércoles, 25 de mayo de 2016

Travestis: La Otra Mujer

(Blogg orignal de Terry Lee Ryan)
He pasado muchos años después de mi divorcio con mi marido travesti tratando de entender por qué su travestismo fue tan devastador para nuestra relación. Podría decirse que, como he dicho muchas veces antes, nuestro matrimonio tenía muchos más problemas que su travestismo, sin embargo, fue el golpe final a nuestro matrimonio, ya que nunca fuimos capaces de solucionar el problema. Años de examen de conciencia sobre este tema, finalmente me dieron una respuesta del por qué fue tan difícil aceptar su lado femenino. Era porque tenía que compartir mi vida con la "otra mujer"
Lo que los travestis a menudo no reconocen es lo poderoso que es su lado femenino. A menudo retenido durante décadas, una vez que la mujer se entera, no hay vuelta atrás para ella; su "voz" necesita ser escuchada. Para una mujer inocente, la aceptación de esta otra mujer que vive en el cuerpo de su marido crea la ira, el miedo y la confusión sobre todo en un nivel profundamente emocional que se siente como un divorcio.
Cuando una mujer se introduce finalmente al lado femenino del travestismo de su marido, el marido que una vez conoció nunca será lo mismo para ella, ahora su matrimonio es de tres personas con la introducción de una mujer muy poderosa y exigente que entra en la escena -quien piensa solo en sí misma - sus necesidades y llamada su atención. Esta mujer realmente se hace cargo una vez desatada y la esposa simplemente espera a aceptarla. Una mujer se pregunta, ¿dónde está mi marido en todo esto? ¿Y quién es esta mujer, ¿de dónde ha salido?
Por supuesto, la mujer de su marido siempre ha estado allí, ya que es parte de él. Y, después de todo, su marido travesti por fin está siendo honesto con su esposa, lo que ella debe aplaudir, ¿verdad? Bueno, no tanto. En lugar de celebrar la "salir del armario" de su marido, está de duelo, deseando en algún modo nunca haber atrapado o visto a su marido vestido de mujer, deseando tener a su marido, no la mujer de pie ante ella. Ella tendrá que adaptarse a estar en un un trío, algo que nunca esperó.
Un trío rara vez funcionan como siempre hay alguien que se quede fuera. Estar casada con un travesti significa ser una esposa que está compartiendo su tiempo con otra mujer. Y, siempre hay una parte que queda fuera. Cuando una mujer está con su marido en su papel masculino, la mujer en él se queda fuera. Cuando su marido esta en su lado femenino, su esposa se queda fuera porque ella no quiere estar casada con una mujer --- su marido se ha ido.
Es un hecho que los travestis en su mayor parte son un grupo egoístas, en la medida que están tan obsesivamente inmersos en su lado femenino y cómo se presentan, que se olvidan de las necesidades de los que les rodean. Es algo comprensible que se comporten de esta manera debido a estar reprimido por décadas. Ellos están llenos de la necesidad de ser su auténtico yo. Sin embargo, por desgracia, la persona más cercana a él, su esposa, lleva la peor parte de su nueva libertad y se espera que se adapte a él, inmediatamente. Una palabra dura sobre su travestismo de su marido y se sienten heridos y enojados y dicen, "Así que no lo haré más" y luego frunce los labios.
Es el travestismo un cambio de juego total en el matrimonio? Es negar absolutamente que es una fantasía que se cumple para los travesti. El lado femenino siempre gana a menos que una mujer sea bi-sexual o le gusten las mujeres, ella va a ser infeliz en su matrimonio, a menos que exista una comunicación abierta y un acuerdo que se puede resolver entre ellos y que permite a ambos crecer juntos.
Muchas esposas debido a las limitaciones financieras y de la edad no se divorcian en lugar elijen permanecer en el matrimonio, con la esperanza de que algún día serán capaces de aceptar el lado femenino de su marido travesti. Ellas sienten que no hay alternativa. Ellas viven con la ira que a menudo conduce a la depresión, ya que pierden la vida que tenían antes de que su marido "saliera". Es por esto que muchos travestis no compartir su secreto con sus esposas, sabiendo que no pueden ser aceptados. En su lugar, siguen viviendo una doble vida como estando con una mujer fuera de su matrimonio, hasta que son descubiertos o la necesidad de contarlo a su esposa es abrumadora.
¿Entonces, cuál es la solución? Hay esperanza para estos matrimonios. Una pareja que conozco ha llegado a un acuerdo donde su marido travesti tiene su propia "casa de muñecas" a distancia de la casa principal, donde tiene sus elementos femeninos. Han acordado que él puede salir con sus amig@s travestis un día a la semana. Su esposa está muy bien con esto, siempre y cuando ella no lo ve vestido como una mujer. Ellos han estado casados ​​por 35 años y ninguno de ellos quiere el divorcio, así que esto funciona para ambos.
Es tener una vida separada para el lado femenino de un marido, es la respuesta a un matrimonio saludable? Puede ser una buena opción para aquellos matrimonios a largo plazo, donde el travestismo se introdujo después en su relación. La realidad es que algunas mujeres nunca aceptarán plenamente el lado femenino de su marido, sin embargo, ellas todavía aman a su marido. Ella simplemente no quiere estar casadas con la "otra mujer".
Debido a la naturaleza obsesiva del travestismo, para que un matrimonio este equilibrado ambas partes necesitan sentirse bien consigo mismas. Es necesario que haya respeto, honestidad y límites definidos que funcionen tanto para el esposo y la esposa para apoyar un matrimonio saludable y satisfactorio. Un marido travesti debe ser fiel a su esposa, tener en cuenta sus sentimientos y no obligarla a aceptar su lado femenino. Tal vez, un día ella va a querer saber más sobre esta parte de su marido, pero en sus términos cuando ella tiene la capacidad de tratar con esto.
Hay casos de éxito de travestis que salen a comprar ropa de la mujer con sus esposas mientras ellos están en su lado femenino, sin embargo, esta no es la norma ahora. A medida que más travestis revelen a su futura esposa su secreto antes del matrimonio, creo que esto va a ser mucho más común y el travestismo finalmente tendrá una mayor aceptación tanto a nivel personal y en nuestra sociedad.
Para las mujeres que se enteran mucho más tarde en su relación, es necesario que haya compasión y comprensión en ambos lados. Una mujer necesita saber que cuenta y es más importante que la otra mujer en su vida. Un acuerdo entre su marido y su esposa necesita ser hecho y cumplido.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Tracie's Story (Transvestite story)

Les dejamos con el episodio "Tracie's Story" (Transvestite story) de la serie Accused de la BBC de Londres, que relata la historia de Simon, un profesor universitario que por las noches se convierte en Tracie De Marco. Un gran capítulo protagonizado por el reconocido actor Sean Bean.
(Está en inglés, pero se pueden activar los subtítulos en español en las opciones).



lunes, 16 de mayo de 2016

¿Qué es el gender fluid o género fluido?

 




Gender fluid o género fluido es una identidad y expresión genérica en la que la persona adopta características de un género u otro, a veces una mezcla de los dos, según su deseo, su humor o el contexto en el que se encuentra. Es decir, a veces puede definirse y expresarse como hombre, otras como mujer, en unas más como una mezcla de ambos e incluso no identificarse con ningún género específico.

No es relevante si se es hombre o mujer biológicos, la expresión de género está en constante cambio y pasa de una a otra con facilidad, adoptando una por temporadas, días u horas y luego trasladarse a una distinta.

En ocasiones, cuando se realizan actividades tradicionalmente femeninas se es mujer, cuando son masculinas se es hombre. Otras veces se pueden identificar como ninguno (agénero), ambos (bigénero o andrógino), algo neutro (neutrois), entre otros.







Escala de Harry Benjamín