jueves, 26 de noviembre de 2015

Estudiantes de la Prepa 6 rompen con esterotipos de género con el Día de la Falda



Estudiantes de la Preparatoria Número 6 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) celebran cada año el Día de la Falda, una actividad para romper con los estereotipos de género que la sociedad impone y para hacer un llamado a la tolerancia, la aceptación e integración de la comunidad LGBTTTI.
Presentamos dos notas que reportan el evento anual.



Día de la Falda: Los estudiantes de la Preparatoria 6 
de la UNAM traspasan los estereotipos de género

Día de la Falda_opt 

Por Arlen Pimentel / emeequis
@stellaroja

México, DF, 24 de noviembre.- Estudiantes de la Preparatoria 6 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) celebran cada año el Día de la Falda, una actividad con la que pretenden ir más allá de los estereotipos de género marcados en nuestra sociedad.

Cada 20 de noviembre, desde hace varios años, los estudiantes hombres de esta escuela asisten con falda y las mujeres con corbata, como una forma de combatir los prejuicios sociales acerca de la vestimenta.

“El día de la falda tiene como objetivo la integración de todo el colectivo estudiantil, la celebración de la igualdad de género, de saber que no hay nada de malo en demostrar feminidad ni masculinidad”, explica uno de los administradores de la página de Facebook Prepa 6 Queer, que participó en la actividad.

“Con la creación de la página se han sumado personas que abiertamente pueden expresar su orientación sexual, y el Día de la Falda es también eso, una celebración a la diversidad”.

No es el único día en que los alumnos de esta escuela rompen ciertos prejuicios o celebran la diversidad de su comunidad. También tienen el Día del Disfraz, Día del Orgullo Coyote y el Día de las Pijamas, por ejemplo.

“Podemos decir con orgullo que en la prepa conviven de manera respetuosa toda una gama de colores, y que con todas las celebraciones todos los alumnos pueden pasar un rato divertido e integrarse aún más en esa gran fuerza estudiantil que la Prepa 6 representa para nosotros”, explican.

Los administradores de Prepa 6 Queer aseguran que la comunidad estudiantil ha recibido “bien y con mucha participación” el Día de la Falda, aunque sólo sea por diversión y no tanto por dar un mensaje sobre la diversidad sexual.

Aunque también reconocen que esta práctica no es bien vista por algunos profesores, quienes toleran este día, pero no así el resto del año, en el que los estudiantes tienen que cumplir con los códigos tradicionales de vestimenta.

Además, los administradores también aclaran que en realidad no todos los alumnos de la Prepa 6 participan en la actividad: “el Día de las Faldas, tan reverenciado por unos, también se presta para que el payaso ocasional haga burla de las personas trans y la homosexualidad”, publicaron este  miércoles en su página.

En su publicación, aclaran que ellos no son los promotores de la actividad, tal como lo manejaron algunos medios, aunque reconocen que varios de los administradores sí participaron en el día.



Tendencia hacia la diversidad

El uso de la falda en los hombres y de vestimenta percibida como “masculina” en las mujeres es una práctica que poco a poco ha entrado en algunas escuelas de México y del mundo.

En Puerto Rico, por ejemplo, ésta práctica derivó en una polémica nacional, hasta que el gobierno de ese país decidió sancionar por ley a los profesores o autoridades escolares que “disciplinen” a un estudiante por su orientación sexual.

Desde octubre de este año, los estudiantes puertorriqueños pueden elegir si llevar falda o pantalón a la escuela, cualquiera que sea su género.

Otro caso famoso fue el de los adolescentes en una preparatoria de Río de Janeiro, Brasil, quienes acudieron en falda a clases en protesta porque la dirección castigó a una alumna transgénero, por usar la prenda en cuestión.

En otros países, como Francia, la dinámica incluso ha sido promovida por las autoridades escolares. En mayo de 2014, 27 escuelas de Nantes pidieron a sus alumnos acudir con esta prenda a la escuela, a través de la campaña “Lo que esconde la falda”.

Finalmente, los estudiantes de la Preparatoria 6 sintetizan la idea en algo simple: “Ya sea por el significado relativo a la lucha por la igualdad de género o por pasar un rato divertido, incluso por querer probar nuevas cosas y recordarse que las etiquetas de masculino y femenino no están ligadas a la sexualidad”.


Enlace a la nota original: http://www.m-x.com.mx/2015-11-25/dia-de-la-falda-los-estudiantes-de-la-preparatoria-6-de-la-unam-traspasan-los-estereotipos-de-genero/

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Prepa 6 está cambiando a 
México con faldas y corbatas 

Rompiendo estereotipos de género de la cintura para abajo

Cada año, la Prepa 6 celebra el Día de la falda. Una afrenta a los estereotipos de género.


Cada año, la Prepa 6 celebra el Día de la falda. Una afrenta a los estereotipos de género.

El viernes de la semana pasada, los estudiantes de la Prepa 6 le enseñaron a México una vez más, que la identidad de género es más compleja que usar falda.


El viernes de la semana pasada, los estudiantes de la Prepa 6 le enseñaron a México una vez más, que la identidad de género es más compleja que usar falda.


Por un día, los niños se pusieron faldas y las niñas usaron corbatas.


Por un día, los niños se pusieron faldas y las niñas usaron corbatas.


Además, tienen un grupo en Facebook bajo el nombre de Prepa 6 Queer, en donde se apoya abiertamente la libertad en cuanto a identidad sexual.


Además, tienen un grupo en Facebook bajo el nombre de Prepa 6 Queer, en donde se apoya abiertamente la libertad en cuanto a identidad sexual.


Tal vez ya sea momento de reconocer que la juventud en este país es más abierta y tolerante de lo que se cree.


Tal vez ya sea momento de reconocer que la juventud en este país es más abierta y tolerante de lo que se cree.


Porque con estas pequeñas acciones podemos hacer que el número de datos aterradores sobre ser mujer en México sea cada vez menor.




La Prepa 6 está cambiando a México con faldas y corbatas


Y que este país sea un lugar en donde todos podamos vivir tranquilos independientemente de cómo llevemos nuestra vida sexual.


Y que este país sea un lugar en donde todos podamos vivir tranquilos independientemente de cómo llevemos nuestra vida sexual.


Gracias a la Prepa 6 por adelantarse a generar una respuesta ante los problemas de género que azotan a la sociedad mexicana.


Gracias a la Prepa 6 por adelantarse a generar una respuesta ante los problemas de género que azotan a la sociedad mexicana.


Y, sobre todo, por hacer de este mundo un lugar un poquito más humano.


Y, sobre todo, por hacer de este mundo un lugar un poquito más humano.




lunes, 23 de noviembre de 2015

Feticheando: Dafni Cocó y el arte del crossdressing

La estación de radio por internet especializada en sexualidad RadioSexo.FM cuenta con el programa de filias llamado Feticheando, conducido por Viko Fetish. Dafni Cocó, dueña de una casa de transformaciones en España, es la invitada especial en esta emisión que compartimos con ustedes.
Dafni cuenta cómo inició su lugar, explica qué es el travestismo y las emociones que experimenta cuando transforma a un hombre en mujer. La acompaña uno de sus clientes, un hombre casado y con hijos que a veces a veces se convierte en Patricia.



Un podcast para introducirse al mundo del crossdressing (da clik en el link para ir al audio):


Feticheando: Dafni Cocó y el arte del cross dressing

http://www.ivoox.com/01x02-feticheando-dafni-coco-arte-del_rf_4499141_1.html

jueves, 19 de noviembre de 2015

Marina


En este divertido fragmento de un capítulo de la serie española "Aída", el personaje de Fidel, interpretado por el actor Eduardo Casanova, se viste de mujer para jugarle una mala pasada a un chico que le hace bullying a él y a su amigo.
Se ve lindísima y pasa por chica a la perfección. Sólo por la estatura alguien dudadría, de ahí en fuera se ve de maravilla.


sábado, 14 de noviembre de 2015

Plática con Lilith F



Hola esta Lilith Fantasy, una chic@ que le gusta la fantasía de verse femenina, tiene pareja y prefiere guardar su gusto de vertirse de mujer en la privacidad, esta es la plática que tuvimos al respecto.


Hola Lilith F como fue que empezó tu gusto por las prendas femeninas


Ah! La respuesta es un poco larga:

Todo comenzó de forma similar a como creo comenzamos muchas de nosotras. Fue una especie de accidente. Tenía yo como 12 o 13 años, cuando una mañana salí de la ducha como todos los días. Creo que me preparaba para ir a la escuela. Obvio estaba desnudo y lo primero que me puse fue una camisa de vestir, que al estar sin pantalón me quedaba como si fuera un minivestido. Por casualidad voltee al espejo y descubrí que tenía bonitas piernas, como de señorita. Me desconcerté mucho con el aspecto un tanto femenino de mis piernas, pero ahí me entró la curiosidad. Eso fue una especie de incidente que me llevó al siguiente paso. Días más tarde esperé a que no hubiera nadie en casa y fui directo al guardarropa de mi madre. Tomé unas pantymedias naturales, una falda color crema y unas zapatillas cerradas de vestir, muy elegantes, de tacón mediano y color guinda. Todo me lo puse con delicadeza y al terminar me fui a ver el resultado al espejo. Me encantó cómo me veía. Mi esbelto cuerpo adolescente aún no se masculinizaba por completo y eso ayudó a que me viera tan femenina. La sensación fue extraordinaria, me encantó. Aún más, me fascinó. Cuando me vi al espejo vi a una mujer con piernas hermosas, muy sexy y bien formada. De ahí lo seguí haciendo cada vez que había la oportunidad de quedarme solo en casa y cada vez lo hacía con más elementos hasta que estaba toda vestida con un conjunto completo como toda una chica, claro, siempre en secreto, siempre en privado, siempre a solas. Me encantaba vestirme como ejecutiva. Me encantaba, me encanta, ver mis piernas enfundadas con unas sexys medias subidas en unas sensuales zapatillas de tacón alto y coronadas con una minifalda ya sea ajustada o con vuelo. Enseñar pierna siempre ha sido lo que más disfruto.


Después de esta primera gran experiencia cual sería la que más recuerdas y que fue lo que paso.


Pues hay varias. Yo soy muy de closet. Nunca he salido, por lo que todas mis aventuras están confinadas a la privacidad y al mundo virtual. Tal vez sea cuando casi fui descubierta por mis papás mientras me vestía y tuve que cambiarme y ocultar las cosas muy rápidamente mientras ellos tocaban la puerta, tras haber llegado antes de lo que yo tenía previsto al quedarme sola en casa. Otra que recuerdo fue cuando saqué mi primer perfil en una red social con temática travesti. Fue una buena experiencia. Me sentí aceptada, acompañada, socializando, ¡además de que mis fotos fueron muy bien recibidas!


Alguna vez has sentido el deseo de vestirte de mujer y salir a la calle vestida, como te fue y piensas si no lo has hecho que llegue ese día.


Nunca he salido a la calle vestida. La verdad es que disfruto mi closet al máximo. Ahí me siento segura y realizada, sin problemas, alejada de malas intenciones. Soy un tanto desconfiada y temerosa en ese sentido. Además no soy como muchas compañeras TVs que necesitan salir para sentirse completamente realizadas, no siento esa imperiosa necesidad que algunas tienen de salir. Estoy a gusto en mi closet. No niego que me gustaría salir y compartir experiencias con algunas TVs, salir a tomar un café, una copa, a bailar o a alguna fiesta, pero no es algo que me obsesione. Si no pasa nunca, no hay problema por mí. Desde luego, no descarto algún día salir, sé que sería una muy buena experiencia y que lo disfrutaría mucho, pero si no llega a suceder, no pasa nada. El internet ha sido un aliado que me ha permitido compartir experiencias con otras TV sin tener la necesidad de salir de mi casa. Hemos compartido sentimientos, vivencias, consejos y formas de ver este mundo a través de los chats de las redes sociales. He llegado a hacer grandes amistades por la vía virtual, amigas entrañables a las que aprecio como si las conociera en vivo, se genera una especie de hermandad muy especial a través del diálogo en las salas de charlas virtuales. Si eres honesta y clara, puedes hacer muy buenas amistades. Me encanta charlar.

Antes de que tuvieras contacto con otras chic@as por las redes, como vivías esos miedos o dudas que nos genera este deseo de usar prendas femeninas.


Creo que no he batallado tanto como otras chicas TV; sin tener contacto con este mundo logré entender que no se trataba de nada malo vestirse como un hobby. Creo que fue sentido común, aunque claro que hay etapas. Después de las primeras veces que me vestí hubo un desconcierto natural, supongo que a todas nos pasa. Con esas sensaciones tan placenteras, vino también un poco de desconcierto. Me sentí culpable porque llegué a pensar que era gay (no es que eso tenga algo malo, pero me desconcertó mucho, porque no encajaba conmigo), pero como nunca me han gustado los hombres poco a poco fui cayendo en cuenta que mi travestismo es simplemente un gusto que para este mundo hetero-centrista y cisgénero-centrista se considera extraño, repudiable o reprobable. Después investigué y pues descubrí que había más gente como yo y que no había nada malo en disfrutar de vestirse de mujer de vez en cuando, pero obvio decidí quedarme en el closet porque sé que casi nadie en la sociedad entiende esto. Me di cuenta que en el mundo de la sexualidad y el género hay muchísima diversidad y que no hay nada que sea bueno o malo, sólo diferente. En nuestro caso (travestis) simplemente nos gusta adoptar una personalidad femenina provisionalmente como un pasatiempo, no le hacemos daño a nadie, pero la mayoría de la sociedad no lo entiende y usualmente la gente le teme a lo desconocido y lo rechaza, no siempre de la mejor forma. La mayoría de la sociedad no debería tener problema con algo que en realidad es tan inocuo. Aunque se ha avanzado en la aceptación de la comunidad LGBTTTI, aún falta mucho por hacer. Yo me considero heterosexual y me encantan las mujeres. Siento una gran atracción por lo femenino, una gran admiración. Se dice que las travestis admiramos tanto a las mujeres que a veces queremos vernos como ellas, es una especie de homenaje a la belleza femenina, al universo de la mujer, que desde luego tiene, en mi caso, una faceta erótica, tal vez fetichista. Yo mantengo una personalidad masculina todo el tiempo en mi vida cotidiana, nadie afuera del closet sabe de Lilith y así me gusta mantenerlo. Disfruto ser hombre, estoy conforme con ello y no quiero cambiarlo, no quiero ser mujer, sólo que a veces me gusta lucir como una por un simple, pero inusual gusto o pasatiempo. Es una especie de culto a la belleza femenina que me provoca un placer especial. Es encarnar yo mismo a la mujer de mis sueños, ser mi propia mujer, ser mi propio fetiche y mi propio objeto del deseo. Todo lo resumo con esta frase que yo misma inventé: “Un día una mujer me dijo que me pusiera en sus zapatos. Lo hice… ¡y me fascinó!”.


Desde tu punto de vista a que se debe este inusual gusto o pasatiempo, con el tiempo piensas que ha aumentado y crees que en ti evolucione a otro nivel.


No sé a qué se deba. Tal vez es simplemente un gusto, no podría explicarlo. A veces pasamos mucho tiempo tratando de explicar las cosas cuando es mejor investir ese tiempo en asumirlas, en aceptarlas, en respetarlas. No creo que sea tan importante el saber de dónde surgen este tipo de preferencias y gustos como el respetarlos. Por otro lado, no creo que mi travestismo llegue a evolucionar. Sé que hay chicas que pasan de ser travestis a ser transgénero o transexuales, descubren lo que en verdad quieren ser y es muy aplaudible y admirable, pero no es mi caso. Estoy contenta con lo que soy, una travesti de closet. No creo cambiarlo. Aunque nunca se sabe y es mejor nunca decir nunca, no creo cambiarlo.

Cuál es el look que más te gusta vestir, hay algo que te gustaría lucir y aun no lo has hecho, cuál es tu color preferido como chic@.


De todo un poco. Generalmente me gustan las cosas formales, como trajes sastre, vestidos de coctel, vestidos formales, minifaldas. Lo que sí es que casi siempre procuro enseñar pierna porque es una de las partes que más me atraen de las mujeres y es una de mis partes favoritas de mi cuerpo. Como dije, me gusta enseñar pierna, por eso uso vestidos y faldas cortas, aunque no demasiado, pero sí que se vea el muslo, jeje. Eso sí, casi siempre usando zapatos de tacón alto. Si te vas a vestir de mujer, pues qué chiste tendría usar pantalón y zapato bajo, qué va, siempre mi falda, medias y tacones. El chiste es ser femenina y sexy. ¿No crees? Aunque me gusta mostrarme muy sexy, procuro siempre mantener un balance entre la elegancia, feminidad y sensualidad, sin llegar a lo vulgar. Los colores me gustan oscuros, azul marino, negro, gris, aunque también los femeninos como rosa o morado, depende de la prenda. En cuestión del tipo de ropa normal me he vestido de muchas formas, pero casi nunca me he disfrazado. Me gustaría vestirme de alguna súper heroína, algo de cosplay, bueno, crossplay en este caso. O de diablilla o colegiala.

Nos puedes platicar como fue que elegiste tu nombre y si tiene algún significado.


Cuando lo escuché, me gustó fonéticamente. Además tiene varias significaciones. Según libros antiguos, fue Lilith, y no Eva, la primera mujer de la creación, pero fue expulsada del paraíso por Dios en castigo por querer conocer los misterios de la vida y por negarse a someterse a Adán. El desacato que ella tuvo con Adán tuvo lugar cuando por primera vez se aparearon y ella no quiso que él estuviera o se colocara encima de ella. Argumentó que ambos eran iguales y que ese lugar le pertenecía. Adán se llenó de enojo diciéndole que ella había sido creada para servirle a él y que además, era una de las tantas criaturas que Dios había creado, motivo por el cual le debía total obediencia. Lilith se enojó al grado que fue a visitar a Dios y utilizó sus artes para seducirlo. Una vez que lo logró, hizo que él le dijera cuál era su nombre sagrado. Cuando Lilith pronunció ese nombre sagrado, alcanzó a volar tan alto que abandonó el Edén y se alejó de Adán llegando hasta una cueva ubicada en el Mar Rojo, donde comenzó a convivir con demonios, de los cuales tuvo una legión de hijos. Al sentirse libre, Lilith dijo que jamás volvería a la sumisión de su esposo Adán. Según leyendas medievales occidentales, Lilith es un demonio que toma la forma de una mujer atractiva para seducir a los varones, sobre todo a los adolescentes y a los monjes, introduciéndose en sus sueños y fantasías. En general son mujeres de gran sensualidad, y de una extrema belleza incandescente. Con estas leyendas, es un nombre que representa esencia femenina, conocimiento, rebeldía, trasgresión, ir contra corriente, y qué mayor rebeldía que un hombre usando ropas de mujer. Me resultó tan representativo que lo adopté.


En verdad es muy interesante la historia, tú crees que las parejas deben llegar a conocerse igualitariamente o deben reservar secretos y privilegios de acuerdo a su rol de género.


Creo que es cuestión de cada quién, de cada travesti, de cada pareja. El entorno es muy diferente en cada caso, la personalidad de la pareja, su nivel de tolerancia y conocimiento del tema es muy importante. En mi caso, yo tengo novia, pero ella no sabe de Lilith. He decidido mantenerlo en secreto por varias razones. Me gusta que ella me vea como hombre. Me gusta ser EL hombre de la relación. Que ella me vea como alguien a quien admirar como hombre y no como una amiga más. Temo romper esa visión si ella sabe de mi travestismo. Además temo perderla. Que ella no me acepte, temo que me rechace y que lo nuestro se termine. No estoy dispuesto a perderla por esto. Si tuviera que elegir, la elegiría a ella. La verdad es que creo que ella no me abandonaría si se enterara o le confesara todo esto, pero estoy seguro que no le gustará la idea de mi travestismo. Creo que lo toleraría nada más. No quiero que me deje de ver como EL hombre. No sé si soy claro. Temo romper la visión que tiene de mí. Ella me ve con ojos de admiración. En sus ojos puedo ver el “ese es mi hombre”. Temo romper eso. Que sus ojos dejen de mirarme así. Que no entienda todo esto. Por otra parte, no siento esa necesidad imperiosa de que ella lo sepa, incluso creo que es mejor así. Así me siento bien. No tengo problemas con que ella no lo sepa. No tengo la necesidad de compartirlo con ella. No niego que me encantaría que compartiera este mundo conmigo, tal vez que compartiéramos ropa, que me maquillara, que salgamos de compras y cosas así, pero no es algo que me haga falta tampoco. Puedo vivir sin ello. Para muchos es difícil de entender que un hombre guste de vestirse como mujer y al mismo tiempo sea heterosexual, porque a los travestis se les relaciona automáticamente con la homosexualidad (insisto, no porque la homosexualidad esté mal, pero no es mi caso), pero de hecho me parece que la mayoría de los travestis somos heterosexuales. Hay travestis heterosexuales, travestis homosexuales, travestis bisexuales, travestis que se dan cuenta que en realidad quieren ser mujeres y dan pasos hacia el transgenerismo y una vez siendo transgénero pueden sentir atracción tanto a hombres como a mujeres. En fin, las posibilidades son infinitas. La mayoría de la gente desconoce todo eso y pone a toda esta diversidad en un solo concepto muy equivocado. Como dije antes, en la sexualidad y el género las combinaciones son muchísimas y no hay cosas buenas ni malas, sólo diferentes. Creo que cada persona tiene sus razones muy válidas para revelar o mantener en secreto su travestismo ante su pareja, familiares, amigos y sociedad en general. Lo que creo es que siempre hay que poner en la balanza qué se puede ganar y qué se puede perder, con una revelación así, si se está dispuesto a perder y ganar de esa forma.

Si existiera en un futuro cercano un médicamente para eliminar esta admiración y gusto por lo femenino lo tomarías para borrarlo y eliminarlo de tu vida, porque si o no.


Dicen que eso es imposible, jaja. Pero si hipotéticamente existiera un modo de regresar el tiempo y evitar todo esto no sabría qué hacer. Hay una parte de mi que desea nunca haber descubierto esta parte de mí y otra que lamentaría mucho que nunca hubiera pasado. Aunque mi travestismo no me genera conflicto en sí, siempre hay algo que se percibe como inadecuado, el riesgo de ser descubierta y todo eso son cosas que me gustaría evitar y nunca haber vivido. Pero finalmente es algo que se disfruta, es como si te dijeran que nunca más vas a jugar futbol o escuchar música, dejar de hacer algo que te gusta para siempre, por eso a veces pienso que sería mejor nunca haberlo conocido. Sería muy complicado tomar una decisión.

Dices que es como jugar fútbol o escuchar música, al año cuanto tiempo le dedicas a Lilith, es decir en promedio cuantas veces te vistes x mes y cada vez que te viste cuanto tiempo inviertes de principio a fin.


Todo es muy variable. Depende del tiempo de tu vida de chico y de las ganas que tienes. Hay veces que pasan semanas, meses, hasta años sin que te den ganas de vestirte y hay veces que lo haces lo más seguido que puedes, una, dos o tres veces por semana. Es muy variable. Generalmente una vez cada dos meses, más o menos, sería el promedio. Procuro que cuando lo hago dedicarle al menos dos horas, pero no siempre es posible por el entorno y los deberes.

Si no me fallan las cuentas eso es 6 veces al año y 2 Hrs en promedio serían media día de los 365 que tiene el año o sea 0.13 % del tiempo de un año, muchos nos hemos dados cuenta que además del gusto por vernos femeninas existen otros rasgos o cualidades femeninas que tenemos cada una, además de tus femeninas piernas consideras que tienes otro atributos femeninos.

En general creo que mi cuerpo tiene algunos rasgos andróginos, lo que me ha permitido lograr una buena apariencia femenina. No soy muy alta, tengo glúteos no muy grandes, pero curvos y parados, una cintura un tanto pequeña, hombros breves y soy esbelta en general. Todo eso ha estado de mi lado. En mi personalidad creo ser observadora, paciente, tolerante, discreta, cautelosa, creo que son características normalmente asociadas a lo femenino y eso también me ha complementado. Creo que todos tenemos un “lado femenino”, una serie de características que la sociedad occidental relaciona a lo femenino y todo tenemos algo de eso, aunque no lo reconozcamos o no nos demos cuenta. En realidad son características universales, que no son femeninas o masculinas en sí, pero que se asocian a lo femenino o masculino según cada cultura. En otras palabras, el género.

Una característica es el balance o dualidad que tenemos, piensas que por tener esa dualidad nos hace mejores o peores personas, o simplemente un ser humano como cualquier otro.


Creo que sí. No es que ser travestis nos haga mejores personas en automático o nomás porque sí. Hay travestis muy buenas personas y también los hay malas personas, como cualquier otra persona, como todo en la vida. Lo que sí puedo decir es que el estar en contacto con tu “lado femenino” entiendes mucho mejor a las mujeres y creces como ser humano. Puedes lograr entenderlas mucho mejor que un hombre común y corriente, porque literal y figuradamente te pones en sus zapatos, llegas a sentir y contemplar al mundo desde el punto de vista femenino y eso finalmente te hace más humano. Al asumir temporalmente una personalidad femenina te liberas de las cadenas del cisgenerocentrismo, te liberas de los clichés del macho alfa y no te limitas a la mirada masculina del mundo. Vas allá de lo evidente. Ves al mundo desde dos puntos de vista, contemplas dos espectros. Estar en contacto con tu lado femenino nos sensibiliza, nos humaniza, nos hace mejores personas. Creo que eso suele hacer a los travestis heterosexuales mejores esposos, mejores amantes, mejores personas.

El estar en contacto con tu lado femenino es solamente usar prendas femeninas, o involucra también comportamientos o actitudes femeninas, vestirte es sinónimo de sentirse mujer.


Cuando me visto, trato de comportarme como mujer, asumir la personalidad femenina, moveme y actuar como una mujer lo haría. Es parte de la fantasía.

Lilith eres una gran persona y una hermosa chic@, hay algo que te gustaría comentar o decirle a otras chic@s como nosotras que lean esta entrevista.


¡Muchas gracias por la entrevista, Meli! Fue una experiencia muy padre y nueva para mí. Nunca me habían hecho una entrevista como chica, lo aprecio y te agradezco que me tomaras en cuenta. A tus lectoras TVs sólo decirles que sean ellas mismas. A las que tienen dudas y temores, que recuerden que esto no es nada malo, que en el mundo de la sexualidad y el género, mientras no dañes a nadie y nada sea a la fuerza, no hay gustos o preferencias buenas o malas, sólo diferentes. ¡Hay que respetar y disfrutar de la vida! ¡Que siga el taconeo!