martes, 16 de agosto de 2011

LAS CAUSAS DEL TRAVESTISMO


Respecto al por qué alguien llega a ser travestí, pregunta tan válida como aquella del por qué alguién llega a ser una buena cocinera, existen diversas teorías. Una de ellas indica que se debe a la introyección inadecuada de los roles masculino y femenino. Otras aseguran que se debe a una falta de hormonas masculinas en un momento crucial de la masculinización cerebral. No tenemos comprobación de ninguna de estas teorías.
Entre las explicaciones de tipo sociológico,está la que aduce una falta de introyección adecuada de roles, probablemente explicada por el hecho de que "la mayoría de nosotros, que llegamos a ser travestis o transexuales, somos producto de una familia con padre ausente o, en el mejor de los casos, distante. Estábamos mucho más emocionalmente ligados a nuestras madres o a alguna otra autoridad femenina que permaneció a través de nuestras vidas... somos, en un porcentaje desproporcionado, hijos únicos o primeros hijos".(Edwards, 1997 s/p). Sin embargo, esta correlación no ha podido demostrarse como causal, ni presente en todos los casos.
Otra situación "traumática" que se supone explicaría el origen del travestismo, es que un niño hubiese sido forzado a travestirse, sin embargo, se conocen casos como el del general norteamericano Patton que era travestido por su madre en la infancia, sin aficionarse a ello; mientras que en "Crísalida", de una muestra de 26 entrevistados, sólo 3 vivieron la experiencia, y "Gina" refiere que a quien vestían de niña era a su hermano; sin embargo, ese hermano un día rompió la ropa que le ponían, luego, quien es hoy Gina, buscó un abrigo de su prima y se lo puso, descubriendo una gran excitación emocional con ello. Ésta tampoco es una explicación suficiente.
Sin embargo, merece destacarse el hecho de que el travestismo, la primera ocasión en que ocurrió, produjo una gran excitación emocional, incluso sexual, y se vive como una necesidad en momentos de ansiedad. Ello podría indicar una asociación en la cual, el travestismo sirve como una válvula de escape de una gran tensión, quizá asociado con la idea de que siendo mujer la vida es más fácil de vivir, que cumpliendo los estereotipos masculino y/o femenino, al mismo tiempo, se es más fácilmente aceptada, con menos exigencias. De hecho, el travesti, representa sólo a mujeres en papeles sociales muy estereotipados.
Yo me inclino a pensar que hay una conjugación de factores biológicos, culturales y psico-espirituales que se entremezclan para producir esta experiencia , sin que ninguno sea, por sí mismo, determinante. No obstante al preguntarme sobre el posible origen de esta faceta de la personalidad, me parece que, en el trabajo terapéutico, hay que buscar el sentido que puede encontrar el individuo al hecho de que esta expresión de la sexualidad se manifieste en su vida.
Es decir, hay que ayudarle a formular preguntas como ¿para qué esta situación en mi vida? y, ¿qué puedo aprender de ella?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada